La llegada del balance climático: Aquí es donde podemos hacer la mayor reducción

ScaleAQ creó su primer balance climático, el que nos dice qué impacto tienen en el clima las diferentes actividades dentro del negocio, lo que aclara dónde puede ser más efectiva la implementación de medidas.

Uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU en el que estamos particularmente enfocados es el objetivo n.° 13 (tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus impactos), por lo que estamos trabajando con un enfoque a largo plazo para reducir la huella de carbono y ambiental de nuestra propia cadena de valor y, además, ofrecemos soluciones y tecnología que reducen el impacto de nuestros clientes en el clima.

Las mayores emisiones provienen de las compras

Para preparar el primer balance climático de ScaleAQ utilizamos el modelo desarrollado por Klimakost en Noruega. En primera instancia, nuestro análisis cubre solo la rama noruega de la empresa. Este modelo nos permite mapear:

  1. emisiones de gases de efecto invernadero emitidas directamente desde la empresa
  2. emisiones indirectas de la energía comprada que utiliza la empresa
  3. emisiones indirectas de factores de insumos como productos y servicios adquiridos.

El balance climático de ScaleAQ nos dice que la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero, por cierto margen, son nuestras compras. Alrededor del 80 % de las emisiones de gases de efecto invernadero de ScaleAQ provienen de la compra de bienes, y los productos de plástico y acero representan la gran mayoría de estas emisiones, que alcanzan un total del 87 %.

¿Dónde podemos reducir las emisiones?

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU no son solo compromisos que hemos firmado, en realidad, preferimos considerarlos como si nos ofrecieran un mar de oportunidades. Hay mucho que podemos hacer para reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero.

Por ejemplo, un mayor factor de energía renovable en las cadenas de suministro de productos de plástico y acero es solo una de esas oportunidades. Las materias primas respetuosas con el clima a lo largo de nuestras cadenas de suministro son otra de esas oportunidades. Un ejemplo de esto es el plástico, que utilizamos ampliamente en la acuicultura. En la actualidad, el plástico se fabrica casi exclusivamente con materias primas basadas en combustibles fósiles, pero hay nuevos tipos de plástico disponibles que se basan en materias primas renovables no basadas en combustibles fósiles.

Midgard 560 in Rough sea

No hay diferencia en la calidad o el tiempo de entrega para estos productos, pero los productos de plástico hechos con insumos certificados y renovables siguen siendo más costosos. Sin embargo, hay motivos para creer que el precio de lo que se conoce como “plástico verde” disminuirá a medida que el mercado madure y aumenten los volúmenes: los nuevos productos y tecnologías ya han hecho este viaje antes.

Puede leer más sobre esto en el blog sobre tuberías publicado por nuestro proveedor Hallingplast.

Una tercera oportunidad para reducir nuestra huella de carbono es disminuir el consumo de energía dentro del negocio. Una de las contribuciones que hace ScaleAQ en este sentido es la planta de intercambio de calor que opera en nuestras instalaciones de producción de Frøya. Esta utiliza el agua de mar como fuente de calor y calienta nuestros edificios, a la vez que nos proporciona agua caliente.

klimaregnskap

Los mariscos tienen una huella climática baja

La innovación es un factor clave

En ScaleAQ, creemos que la innovación está en el corazón del cumplimiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible n.° 13 de la ONU. Seremos una fuerza impulsora para el logro de este objetivo a través del desarrollo tecnológico y un compromiso activo con la sostenibilidad en la acuicultura.

El balance climático para toda la industria acuícola muestra que la alimentación de peces es la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero de la industria en su totalidad[1]. La tecnología que mejore el factor de alimentación, reduzca la pérdida de alimento, optimice el crecimiento y reduzca la mortalidad será la forma fundamental y más efectiva de reducir la huella de carbono de la acuicultura. Aquí es probable que veamos que el esparcidor de alimento inteligente recientemente lanzado (SmartSpreader™) contribuya a estos esfuerzos, ya que ayuda a repartir aún más el alimento y distribuirlo mejor en la jaula.

SmartSpreader - vår nye motoriserte fôrspreder

La electrificación es otro buen ejemplo. ABB y Bellona calcularon que las emisiones de gases de efecto invernadero del cultivo de salmones de Noruega pueden reducirse en un 75 % a través de la electrificación de la industria, y esta está utilizando la tecnología disponible en la actualidad[2]. Puede ser posible reducir aún más las emisiones de carbono con la llegada de nuevas tecnologías.

Aquellos de nosotros que suministramos equipos a la industria de la acuicultura debemos ser participantes activos en este cambio tecnológico: debemos mostrar a los compradores dónde están las mayores oportunidades para reducir las emisiones y, además, facilitar la electrificación.

ScaleAQ y su subsidiaria Moen Marin ahora ofrecen instalaciones híbridas y soluciones totalmente eléctricas tanto para barcazas de alimentación como para buques de servicio, lo que ofrece una reducción de hasta el 60 % en el consumo de combustible. Se puede garantizar que hay productos nuevos, e incluso más eficientes, en el horizonte.

Lo bajo puede ser más bajo

En ScaleAQ, elegimos ser optimistas. Debemos creer en el futuro y en las oportunidades que nos proporcionarán la investigación y las nuevas tecnologías. Mientras seguimos comprometidos con la sostenibilidad, debemos tener dos ideas en nuestras mentes a la vez: Los mariscos ya tienen una baja huella de carbono comparado con la producción de otras proteínas animales. Sin embargo, podemos trabajar juntos para hacer que esta huella sea aún más menor.

Menú